El escritor Ray Loriga gana el Premio Alfaguara de Novela 2017

Ray Loriga
Premio Alfaguara de novela 2017 por 
Rendición

Madrid, 5 de abril de 2017 – El escritor español Ray Loriga ha sido galardonado con elPremio Alfaguara de novela 2017, dotado con 175.000 dólares (165.000 euros aproximadamente) y una escultura de Martín Chirino, por la obra Rendición, presentada con el título Victoria y bajo el seudónimo Sebastián Verón. El jurado, presidido por la escritora Elena Poniatowska, y compuesto por Eva Cosculluela, Juan Cruz, Marcos Giralt Torrente, Andrés Neuman, Santiago Roncagliolo, Samanta Schweblin y Pilar Reyes (con voz pero sin voto) ha declarado ganadora la novela por mayoría.

El jurado ha premiado «una historia kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva, una parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y al juicio de todos. Sin caer en moralismos, a través de una voz humilde y reflexiva con inesperados golpes de humor, el autor construye una fábula luminosa sobre el destierro, la pérdida, la paternidad y los afectos. La trama de Rendición sorprende a cada página hasta conducirnos a un final impactante que resuena en el lector tiempo después de cerrar el libro.»

Ray Loriga (Madrid, 1967) es novelista, guionista, director de cine, y autor de las novelas Lo peor de todo (1992), Héroes (1993), Caídos del cielo (1995), Tokio ya no nos quiere (1999),Trífero (2000 y 2014), El hombre que inventó Manhattan (2004), Ya sólo habla de amor (2008),Sombrero y Mississippi (2010), El bebedor de lágrimas (2011) y Za Za, emperador de Ibiza(2014) y de los libros de relatos Días extraños (1994), Días aún más extraños (2007) y Los oficiales y El destino de Cordelia (2009). Su obra literaria, traducida a catorce idiomas, es una de las mejor valoradas por la crítica nacional e internacional. Como guionista de cine ha colaborado, entre otros, con Pedro Almodóvar y Carlos Saura. Ha dirigido las películas La pistola de mi hermano, adaptación de su novela Caídos del cielo, y Teresa, el cuerpo de Cristo. Ha colaborado en publicaciones como Ajoblanco, El Europeo y El País.

En esta convocatoria se han recibido 665 manuscritos, de los cuales 305 han sido remitidos desde España, 107 desde Argentina, 91 desde México, 50 desde Colombia, 48 desde Estados Unidos, 23 desde Chile, 21 desde Perú y 20 desde Uruguay.

El Premio Alfaguara de novela ha celebrado su 20.ª edición ya consolidado como un referente de los galardones literarios otorgados a una obra inédita escrita en castellano. Su proyección en todo el ámbito del idioma ha propiciado una difusión internacional de primer orden, apoyada por la edición simultánea de las obras ganadoras en España, Latinoamérica y Estados Unidos. Alfaguara, sello fundado en 1964 y que forma parte de Penguin Random House Grupo Editorial, ha tenido siempre la vocación de unir la literatura en español construyendo un camino de doble sentido para los libros publicados a ambos lados del Atlántico.

Han pasado diez largos años desde que estalló la guerra, y el matrimonio sigue sin conocer el paradero de sus hijos, sin saber si su país fue el agresor o el agredido. Fuera cual fuese el origen de la contienda, él, hombre de campo, y ella, su antigua patrona, siguen amándose y sus vidas transcurren sencilla y rutinariamente.

Un día un muchacho mudo entra en su propiedad. Al principio lo encierran como a un prisionero, pero acaban por tomarle cierto cariño y, cuando las autoridades comunican que la zona debe ser evacuada y que tienen que poner rumbo a la ciudad transparente, los tres parten juntos. En ese momento el muchacho es bautizado como Julio.

Las puertas de la metrópoli muestran una clara advertencia: el aire mece los cuerpos sin vida de los traidores. En su interior, la ciudad transparente es casi un paraíso que provee a sus habitantes de todo aquello que cualquiera desearía en un hogar: armonía, limpieza y protección. Impera un orden riguroso, una calma autoritaria y una absoluta transparencia: no están permitidos los secretos ni las paredes.

En una sociedad en la que lo privado es de dominio público, en un mundo feliz y asfixiante que ataca pasivamente a la dignidad del ser humano, emergen los más estremecedores augurios de nuestro futuro.

Nuestro optimismo no está justificado, no hay señales que nos animen a pensar que algo puede mejorar.
Crece solo, nuestro optimismo, como la mala hierba, después de un beso, de una charla, de un buen vino, aunque de eso ya casi no nos queda. Rendirse es parecido, nace y crece la ponzoña de la derrota durante un mal día, con la claridad de un mal día, forzada por la cosa más tonta, la misma que antes, en mejores condiciones, no nos hubiera hecho daño y que sin más consigue aniquilarnos, si es que coincide por fin ese último golpe con el límite de nuestras fuerzas. De pronto, aquello en lo que no habíamos ni reparado nos destruye, como las trampas de un cazador que nos supera en habilidad y a las que no prestábamos atención mientras nos distraíamos con el señuelo. A qué negar, en cambio, que mientras pudimos también cazamos así, utilizando trampas, señuelos y grotescos pero muy efectivos camuflajes.

Si uno mira con cuidado el jardín de esta casa sabrá enseguida que vivió tiempos mejores, que la alberca vacía no desentona con el zumbido de los aviones que cada noche castigan no ya esta propiedad sino todas las de nuestro valle. Cuando ella se acuesta intento tranquilizarla, pero lo cierto es que sé que algo se derrumba y que no seremos capaces de poner nada nuevo en su lugar. Cada bomba en esta guerra hace un agujero que no vamos a ser capaces de rellenar, lo sé yo y lo sabe ella, pero jugamos y nos hacemos los tontos a la hora de dormir, buscando una tranquilidad que ya no encontramos, un tiempo como el de antes. Algunas noches, con tal de soñar mejor hasta recordamos…

«A Loriga se le puede considerar el verdadero iniciador de una escritura que se aleja del realismo español, un monólogo mental en un paisaje desolado, como salido de un cuadro de Hopper, con unos protagonistas cuyo único núcleo social, generalmente roto, es el de la familia. Una escritura depurada, de breves párrafos, que no describe, sino que va, silenciosa como los neumáticos de un automóvil sobre una autopista.» J. A. MASOLIVER RÓDENAS, La Vanguardia

«Ray Loriga es un fascinante cruce entre Marguerite Duras y Jim Thompson.» PEDRO ALMODÓVAR

«La voz de una nueva generación.» The Daily Telegraph

«Ray Loriga es un escritor de culto emergente que destila genio en cada página.» Scotland on Sunday

«Loriga es la estrella del rock de las letras europeas.» The New York Times

«Loriga se ha unido al selecto grupo de escritores que —como Houellebecq y Murakami— están redefiniendo la ficción del siglo XXI.» WAYNE BURROWS, The Big Issue

«Loriga añade anhelo romántico e inteligencia original a una figura cada vez más ubicua, el héroe neurótico, esa alma difuminada en un país de las maravillas transnacional lleno de ingeniería neuroquímica y negras intrigas.» SAM LIPSYTE, The New York Times

Sobre Za Za, emperador de Ibiza

«También un ácido relato de la industria del entretenimiento es Za Za, emperador de Ibiza, una disección de la otra Ibiza, la cutre trastienda de lo que reluce y ciega a los miles que cada verano acuden a esa meca, los intestinos de hooligan que humean tras cada yate, tras cada DJ “mejor del mundo”, tras cada tienda de moda ibicenca que, como sugiere el libro, acaso no será más que el reciclado de la moda que no han querido en ninguna otra parte del planeta; y un relato de la dudosa ruralidad new age también es Za Za.» AGUSTÍN FERNÁNDEZ MALLO

«He leído esta novela disfrutando del continuo juego que nos propone Ray Loriga. Y he disfrutado de su acidez crítica…» ANA RODRÍGUEZ FISCHER, Babelia

Sobre Ya sólo habla de amor

«Sin palabras gastadas, el novelista nos descubre una arista nueva de su oficio: el dominio de una escritura que aborda el amor romántico sin chapotear en la cursilería […]. No hay trama pero se ha edificado ante nuestros ojos un sentimiento. Una emoción ingobernable.» ÁNGELES LÓPEZ, Qué leer

«El estilo narrativo de Ray Loriga recuerda en muchos momentos al de Gómez de la Serna, con el que coincide también en la animación de objetos inertes y en la cosificación de lo vivo […]. Prosa imaginativa, brillante.» RICARDO SENABRE, El Cultural

«A Loriga su talento literario le ha permitido ir más allá de las exigencias pasajeras de una época […]. Extraño e inquietante mundo en el que el lector se siente incómodamente atrapado.» J. A. MASOLIVER RÓDENAS, La Vanguardia

Sobre Trífero

«Lo que caracteriza al escritor es su capacidad para adentrarse con cada libro en un nuevo camino narrativo. Formalmente, Trífero no tiene nada que ver con su anterior novela, Tokio ya no nos quiere, una historia en la que la ciencia ficción se mezclaba con el romanticismo más delirante, ni con la aventura de carretera de Días extraños, ni con el homenaje al mundo del rock and roll que supuso Héroes. Si acaso se acerca más a su ópera prima, Lo peor de todo —una revelación en su momento—, por el recurso al humor y a la ironía, aunque aquí el lenguaje es menos escueto, más sofisticado y florido.» EMMA
RODRÍGUEZ, El Mundo

«Viene cargando Ray Loriga con el peso de una imagen pública, la acuñada en torno a la llamada “generación X”, que en verdad guarda poca relación con los propósitos de su literatura. Ni siquiera del todo en sus comienzos. Y mucho menos en la recién aparecida Trífero. […] Un relato de soterrada intención filosófica y de tratamiento un tanto poemático. En suma, una fábula que cuenta una historia interesante, la encarna en un personaje muy atractivo y bien definido, y con todo ello reflexiona sobre las apariencias y las inciertas fronteras de la existencia.»SANTOS SANZ VILLANUEVA

Sobre Tokio ya no nos quiere

«En Tokio ya no nos quiere, Ray Loriga, como Charlie Kaufman en Olvídate de mí, improvisa con viejos conceptos con el objetivo de rescatar algo humano, aunque desorientador y brutal. La trama e incluso el tono de estos dos trabajos son bastante similares. Los dos giran en torno a la idea de un negocio de borrado de mentes, aunque Kaufman lo enfoca desde la perspectiva del paciente, y Loriga desde la del comercial viajante que trafica con el olvido en el purgatorio futurista de la cultura global de la droga —hoteles, piscinas, noches de cocaína, sexo bisexual y tráfico—, desde Las Vegas a Vietnam.» J. M. TYREE

Elena Poniatowska Amor —escritora y presidenta del jurado— nacida en París en 1932, hija de Paula Amor y de Jean E. Poniatowski, ha cubierto con su escritura los acontecimientos más importantes de su país, México, desde los años cincuenta. Obtuvo el Premio Xavier Villaurrutia en 1986 por La Noche de Tlatelolco. Testimonios de historia oral que rechazó preguntando quién iba a premiar a los muertos. Sus novelas y cuentos son La flor de lis, De noche vienes, Tlapalería, Paseo de la Reforma, Hasta no verte Jesús mío (la vida de una soldadera mexicana), Querido Diego, te abraza Quiela, Tinísima, ganadora del
Premio Mazatlán (1992), La piel del cielo, ganadora del Premio Alfaguara de novela 2001, y El tren pasa primero, sobre la vida de los ferrocarrileros mexicanos, Premio Internacional de Novela Rómulo Gallegos (2007). Leonora obtuvo el Premio Biblioteca Breve (2011). Traducida a veinte idiomas, le han sido otorgados doctorados honoris causa en universidades de Estados Unidos y de Europa. Ha sido distinguida con la Legión de Honor Francesa con el título de oficial y el Courage Award de la International Women’s Media Foundation, y recibió el Mary Moors Cabot en 2004. En 2013 fue galardonada con el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes.

Marcos Giralt Torrente —escritor y crítico literario— (Madrid, 1968). Es licenciado en Filosofía por la Universidad Autónoma de Madrid, ciudad donde reside. Inició su sólida y brillante carrera literaria con el libro de cuentos Entiéndame (Anagrama, 1995). Es autor, también, de la novela corta Nada sucede solo (Ediciones del Bronce, 1999; Premio Modest Furest i Roca) y de las novelas París (Premio Herralde de novela, Anagrama, 1999), Los seres felices (Anagrama, 2005) y Tiempo de vida (Anagrama, 2010), que tuvo una gran acogida por parte de la crítica y mereció el Premio Nacional de Narrativa 2011, y el Premio Strega Europeo 2014 a la edición italiana. Con su libro de relatos El final del amor (Páginas de Espuma, 2011), resultó ganador del prestigioso Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero. Su obra ha sido traducida a diversas lenguas como el inglés, el francés, el alemán, el portugués o el italiano.

Andrés Neuman —escritor— (Buenos Aires, 1977). Nació y pasó su infancia en Buenos Aires. Hijo de músicos argentinos, terminó de criarse en Granada, en cuya universidad fue profesor de Literatura Latinoamericana. Es autor de novelas: Bariloche, La vida en las ventanas, Una vez Argentina, El viajero del siglo y Hablar solos; libros de cuentos: El que espera, El último minuto, Alumbramiento y Hacerse el muerto; poemarios: Métodos de la noche, El jugador de billar, El tobogán, La canción del antílope, Mística abajo, No sé por qué y Patio de locos; aforismos: El equilibrista, Barbarismos y Caso de duda; y un libro de viajes por Latinoamérica: Cómo viajar sin ver. El volumen Década recopila su poesía. Su blog Microrréplicas fue elegido entre los mejores blogs literarios en una encuesta de El Cultural. Formó parte de la lista Bogotá 39 y fue seleccionado por la revista británica Granta entre los más destacados jóvenes narradores en español. Obtuvo entre otros el Premio de la Crítica, el Premio Hiperión de poesía y el Premio Alfaguara de novela. Fue finalista del Premio Herralde y del Rómulo Gallegos, alcanzó la shortlist del IMPAC Dublin Literary Award y recibió una Mención Especial del jurado del Independent Foreign Fiction Prize. La antología de sus cuentos traducidos al inglés fue premiada en Estados Unidos con el Firecracker Award, concedido por la Comunidad de Revistas y Editoriales Independientes junto con la Asociación de Libreros Americanos. Sus libros están traducidos a más de veinte idiomas.

Santiago Roncagliolo —escritor y periodista— (Lima, 1975). Escribe sobre el miedo, desde la historia política hasta la vida cotidiana. Su última novela se titula La noche de los alfileres. Además, ha publicado las novelas negras La pena máxima y Abril rojo (Premio Alfaguara e Independent Foreign Fiction Prize), el thriller psicológico Tan cerca de la vida y las comedias ácidas Óscar y las mujeres y Pudor, esta última llevada al cine. Como periodista, es autor de los libros de historias reales sobre el siglo XX hispano La cuarta espada y El amante uruguayo. Además, colabora con el diario El País, la revista Vanity Fair y varios medios latinoamericanos. La revista Granta lo seleccionó como uno de los mejores escritores de su generación en español. The Wall Street Journal lo consideró uno de los próximos García Márquez. El diario británico The Guardian colocó Abril rojo entre las grandes novelas escritas sobre el Perú.

Samanta Schweblin —escritora— (Buenos Aires, 1978). Sus libros de cuentos El núcleo del disturbio, Pájaros en la boca y Siete casas vacías obtuvieron entre otros los premios Casa de las Américas, Juan Rulfo y Premio Internacional de Narrativa Breve Ribera del Duero, y han sido traducidos ya a más de veinticinco lenguas. Distancia de rescate, su primera novela, obtuvo los premios Tigre Juan y Ojo Crítico y ha sido aclamada por el New Yorker como «una novela tan enigmática y de tal dominio, que solo puede pertenecer a un nuevo género literario». Becada por distintas instituciones, ha vivido brevemente en México, Italia, China y Alemania. Reside actualmente en Berlín, donde escribe y dicta talleres literarios.

Eva Cosculluela —librera— (Zaragoza, 1972). Librera en Los Portadores de Sueños, que fue reconocida con el Premio Librería Cultural 2012, es presidenta de la Asociación de Librerías de Zaragoza y vicepresidenta del gremio nacional de libreros (CEGAL). Colabora como crítica en Artes y Letras, suplemento literario del Heraldo de Aragón.

Juan Cruz —escritor y periodista— (Puerto de la Cruz, Tenerife, 1948). Ha desarrollado una extensa labor como periodista en el diario El País, en el que trabaja desde su fundación en 1976. De 1992 a 1998 dirigió la editorial Alfaguara. Es autor de Crónica de la nada hecha pedazos, Cuchillo de arena, Muchas veces me pediste que te contara esos años y El niño descalzo, entre otras obras. Ha sido galardonado con el Premio Canarias de Literatura, el Benito Pérez Armas, el Azorín de Novela y el Nacional de Periodismo Cultural.

Pilar Reyes (con voz pero sin voto) —editora— (Bogotá, 1972). Directora editorial de Alfaguara.