EL ÚLTIMO GOL DE DARÍO SILVA y otras crónicas

Ernest Hemingway, Norman Mailer y Gabriel García Márquez contribuyeron a hacer del oficio periodístico un arte mayor. El colombiano Alberto Salcedo Ramos va tras sus pasos y no les pierde pisada. Eso sí, calza sus propios zapatos, testigos de haber caminado kilómetros y kilómetros para ir más allá y no quedarse en “el qué” de la noticia sino hurgar en cómo y por qué las cosas sucedieron de determinada manera. Eso significa meterse en la piel de los otros, sean las víctimas inocentes de la guerra en Colombia, un árbitro de fútbol, un compositor musical famoso, o un anónimo contador de chistes en los velorios, entre otros. Caminante sin pausa, empecinado buscador de historias, el propio Salcedo se describe al decir: “Yo no mido a un cronista por el valor de sus metáforas, sino por el polvo que tiene en sus zapatos”.