Fernando López Lage y Jorge Arbeleche: novedades de Estuario editora en junio

Estimados:

Queremos contarles sobre dos nuevas novedades editoriales que ya están disponibles en librerías: “El color Pharmakon” de Fernando López Lage y “El repetido escándalo del gallo” de Jorge Arbeleche.

 
Desde ya agradecemos la difusión de ambos lanzamientos.

“El color Pharmakon. Una mirada desde la práctica artística” de Fernando López Lage

¿Es posible pintar con el color irrestricto, ambivalente, el dolor de las pérdidas, el dolor del olvido, el odio hacia la impunidad?, ¿es posible usar el color irrestricto como resistencia política? A partir de estos cuestionamientos surge la idea del color como un Pharmakon. Este proceso de investigación ha transitado por muchos lugares aparentemente inconexos, que no se relacionan directamente con la teoría del conocimiento del color.

Desde lo aparente de los caminos que el autor recorre con artistas y las justificaciones de sus obras, procesos artísticos de otras disciplinas, los pensadores y filósofos que enriquecen con su pensamiento la producción simbólica, surgen capítulos como una forma de archivo externo. Cada una de las ideas está teñida, iluminada, manchada por el color Pharmakon y la metáfora que lo transforma en una herramienta política que desarticula y desenfoca la mirada eurocéntrica y la concepción del arte que se viene proyectando desde la era moderna.

Este ensayo es una anamnesis donde el punto de partida es la teoría del color y sus múltiples acepciones. 

Vinculadas a temas subyacentes se plantea un punto de vista donde se visibiliza la herida de la colonialidad, el racismo, los problemas de género en su amplia acepción, planteados por la historia hegemónica y su normatividad.

Hace un trayecto que recorre  las bases de lo fundacional de nuestra cultura occidental y se sumerge en las problemáticas contemporáneas, un punto de vista singular y cuestionador del basamento moderno uruguayo.

“El repetido escándalo del gallo. Antología 1968- 2018” de Jorge Arbeleche

Cuando Federico García Lorca, tan admirado y querido por Jorge Arbeleche, presentó a Pablo Neruda ante un auditorio de estudiantes españoles, dijo: “La poesía requiere una larga iniciación como cualquier deporte, pero hay en la verdadera poesía un perfume, un acento, un rasgo luminoso que todas las criaturas pueden percibir.”

Precisamente, encuentro en la poesía de Jorge Arbeleche, luego de cincuenta años de ejercicio creativo continuo, infatigable, severo para con su propia práctica escritural, un perfume, ese “magma ajazminado” que recorre la entonación de sus versos, un acento que otorga a su escritura esa “húmeda frescura” que la mantiene indemne al tiempo y a los lectores sucesivos, un rasgo luminoso, que transforma su obra, desde el fundacional Sangre de la luz (1968) hasta sus últimos poemas inéditos, en la de un clásico de nuestra lengua donde siempre se escucha “el eco sin final de la absoluta hondura”, donde siempre se invita, en un ágape dibujado en la red del lenguaje, del gozo y de la sombra, “a tejer los nudos infinitos de esa red”.

Gerardo Ciancio

No todo lo que leo lo es por primera vez, pero quizá son otros ojos mis ojos; siempre, por tanto: un descubrimiento. Y tengo que volver a darle las gracias, Arbeleche, las gracias mayores, no por el libro en sí, sino por haberlo escrito. Medio siglo de creación podría ser suficiente, pero no; afortunadamente, seguirás creando. Gracias también por ello.

Antonio Gamoneda