Niños lectores, cosecha del futuro