«Viajar no lleva a ningún sitio» en La Cretina (novela de Gabriel Peveroni)